sábado, 29 de abril de 2017

Leia e acredite ! " Deponham as armas" / Clarin

https://www.clarin.com/mundo/ex-senor-guerra-taliban-pide-seguidores-depongan-armas_0_rkfhGEfk-.html
Afganistán

El ex "señor de la guerra" talibán pide a sus seguidores que depongan las armas

El afgano Gulbuddin Hekmatjar volvió a su país tras 20 años de exilio y llamó a la paz. En septiembre había firmado un acuerdo con el gobierno.
El ex "señor de la guerra" talibán pide a sus seguidores que depongan las armas
Llamado. El influyente líder yihadista llamó a la paz en Afganistán, en un discurso a seguidores, este sábado. /REUTERS

El ex “señor de la guerra” afgano Gulbuddin Hekmatjar volvió a la vida pública este sábado tras más de 20 años en el exilio, con un mensaje en el que pidió a los talibanes y otros grupos rebeldes que pongan fin a la guerra.
En un discurso ante seguidores en la provincia de Lagham, en el este del país, Hekmatjar dijo que la lucha de los insurgentes carece de sentido y es ilegal. “¡Únanse a nosotros y detengan esta guerra cuyas principales víctimas son los afganos y sus casas que están destruyendo!”, arengó. Con el tradicional turbante negro, prometió a sus simpatizantes estar “a su lado” en este nuevo capítulo.
“Ahora necesitamos paz y la paz es la esperanza de nuestro pueblo”, afirmó, y llamó a los talibanes “a unirse al proceso de paz de Afganistán y a todos los proyectos de futuro” del país.

Hekmatyar, de 67 años, fue aclamado por la multitud al grito de “¡Alá Akbar!” (Dios es el más grande). En su discurso, denunció la matanza de más de 135 reclutas en el ataque talibán de la semana pasada. “No podemos tolerar ataques contra hombres que están rezando, que les disparen”. Muchos de los soldados atacados se encontraban en una mezquita.
El ex líder muyahidín prometió además ayudar al gobierno de Kabul en la lucha contra los insurgentes. El presidente afgano, Ashraf Ghani, destacó en un comunicado el esperado regreso de Hekmatjar a Kabul para incorporarse al proceso político.
Hekmatjar llamó a los países vecinos a no intervenir en el conflicto afgano. Las tropas extranjeras no pueden ganar este conflicto, remarcó.
El que fuera líder del grupo insurgente Hizb-e Islami, cercano a los talibanes, firmó en septiembre pasado un acuerdo de paz con el gobierno. Para Hekmatjar, el pacto demuestra que los afganos son capaces de resolver conflictos mediante el diálogo.
El histórico acuerdo fue recibido entre felicitaciones y celebraciones del gobierno de Kabul, EE.UU. y la misión de la ONU en Afganistán, y otros miembros de la comunidad internacional. Pero también generó rechazo en muchos sectores en Afganistán debido al pasado de Hekmatyar y a que suponía una amnistía por las actividades del grupo insurgente de los últimos 14 años. El acuerdo prevé la repatriación “digna y sustentable” de sus familias y la liberación de prisioneros que no cometieran crímenes.
En virtud del acuerdo de paz, Hekmatjar y otros miembros de Hisb-e Islami recibieron inmunidad judicial. Además, Naciones Unidas retiró en febrero su nombre de la lista de sanciones.
Hekmatjar fue primer ministro entre 1992 y 1996. En la guerra civil que siguió entre su facción y otros muyahidines se le responsabilizó por la muerte de miles de civiles, lo que le valió el apodo de “carnicero de Kabul”.
Fue expulsado por los talibanes en 1996. Se cree que vivió en Irán y después en Pakistán. Tras la intervención estadounidense en 2001 en Afganistán, Hizb-e Islami pasó a ser uno de los principales grupos de resistencia contra el nuevo gobierno afgano y las tropas internacionales, y en 2004 llamó a la “guerra santa” contra Estados Unidos.
Fuente: agencias